Todos sabemos la enorme variedad de dulces en diversos sabores y formatos que existe en Japón, así que hoy toca un poco de esta comida rica en la entrada, con un poquito de historia, de mi propia mano y experiencia.

Las crêpes existen en Europa desde hace mucho tiempo, así como en el resto de continentes, pero la variedad japonesa se caracteriza por la forma en cómo está servida: como si fuera un cono. Si bien los ingredientes de la masa son prácticamente los mismos, salvo en la cantidad de mantequilla, que es menor, los de su interior nos dejan con la boca abierta. He llegado a encontrar crêpes de tarta de queso (¡sí, sí, con una porción de tarta dentro!), de curry, de pollo teriyaki, de huevo frito, de ensalada... Prácticamente todo lo que uno pueda imaginarse, y más.



Otro hecho curioso es que, cuando te acercas a una de estas tiendas o puestos, tienes normalmente un aparador donde puedes ver y elegir el sabor que más quieras, con sus respectivos precios. Una vez escogido, te hacen la crêpe al momento y delante de ti para que puedas verlo, y es realmente interesante. Finalmente te dan la crêpe con esta forma de cono para que te la puedas ir comiendo mientras paseas o estás con los amigos, e incluso suelen darte una cucharita para más comodidad.



La tienda más famosa de crêpes japonesas allí es Marion Crêpes, en pie desde 1976. Es un verdadero referente de este negocio y el impulsor principal de esta delicia en territorio nipón. 

Si viajáis alguna vez a Japón (o volvéis, si ya habéis estado), no podéis dejar pasar la oportunidad de comer un postre/merienda como éste. ¡No os defraudará! A mí ya me está volviendo a hacer la boca agua sólo con acordarme...

¡Hasta la próxima!

Publicar un comentario

Recuerda que debes haber aceptado la política de privacidad de Google para comentar.
Para tu información, puedes consultar nuestra política de privacidad y aviso legal donde encontrarás toda la información al respecto.

ADS