Foto AP / Roxana Hegeman, Archivo
Foto AP / Roxana Hegeman, Archivo
Casey Viner, de 19 años y jugador de Call of Duty: WWII, ha sido sentenciado el pasado viernes a 15 meses de prisión por un incidente ocurrido en 2017 y que terminó con la muerte de una persona.
Aparte de la condena por su implicación en un delito de swatting, Viner también tiene restringida su actividad en juegos durante dos años mientras este en libertad bajo vigilancia tras cumplir su condena en prisión.
Viner ya se había confesado en abril (incluso tras haber tratado de ocultar su participación) culpable de delitos de conspiración y obstrucción a la justicia, esperando que no fuera sentenciado a prisión.

El incidente comenzó por una apuesta de 1,5 dólares en una partida online de CoD:WWII, cuando Shane Gaskill desafió a Viner a que enviase a los SWAT proporcionando una dirección falsa. Este paso la información a Tyler R. Barriss, que realizó la llamada a la policía asegurando que un hombre armado y con rehenes estaba en el edificio. La intervención policial acabó con la muerte de un hombre desarmado, Andrew Finch (que no estaba involucrado ni en la broma ni en el juego), tras un gesto que la policía interpretó como la búsqueda de un arma (creo no ser el primero en pensar que la policía norteamericana es de "gatillo fácil" 😒).

Barriss, la persona que realizó la falsa llamada al 911, ya fue sentenciado en marzo a 20 años de prisión tras declararse culpable de 51 cargos por realizar llamadas de emergencia falsas y amenazas, en lo que seguramente es una de las sentencias de prisión más largas impuestas por swatting.

Por otra parte, la familia del fallecido Andrew Finch ha demandado a la ciudad de Wichita y a los oficiales involucrados en el caso, aunque el fiscal del distrito declinó acusar al oficial que realizó el disparo, ya que por lo visto Finch movió una mano hacia su cintura, gesto que la policía interpretó como búsqueda de un arma.

Este incidente atrajo la atención estadounidense hacia el "swatting", una broma pesada en la que se informa a la policía de una falsa emergencia en un domicilio para que se envíen unidades, especialmente equipos SWAT, con la intención de dar un susto, aunque la cruda realidad es que estas actuaciones policiales pueden acabar muy mal.

Larga y Prospera Vida
Fuente e imágenes: Associated Press News

Publicar un comentario

Recuerda que debes haber aceptado la política de privacidad de Google para comentar.
Para tu información, puedes consultar nuestra política de privacidad y aviso legal donde encontrarás toda la información al respecto.

ADS