Hoy hablaremos un rato sobre los Benshi, artistas japoneses que narraban en directo las películas mudas de principios del siglo XX en los cines nipones.

También conocidos como katsudō-benshi (活動 弁 士) o katsuben (活 弁) fueron una de las figuras más importantes en los inicios del cine en Japón, su función principal consistía en narrar las películas, ya fueran japonesas u occidentales, al público congregado en la sala de cine. Durante la filmación, el benshi, parado al lado de la pantalla relataba leyendo los rótulos a la audiencia (pensad que a principios del siglo XX el nivel de analfabetismo era todavía muy alto y así que en muchos países se popularizó la figura de alguien que se encargaba de leer los rótulos de la película).

Si bien Japón no era un caso único respecto a estos narradores, lo que lo hace tan especial en este país es que adquirieron tal importancia que influyeron directamente en la evolución de la industria cinematográfica japonesa. Y es que el benshi no se limitaba a leer rótulos sinó que ha menudo hablaba en nombre de los personajes desempeñando varios papeles o bien proporcionaba la traducción para películas extranjeras, en su mayoría estadounidenses.

Que Japón contaba con una larga tradición de narradores orales era un echo, y prueba de ello lo tenemos en el bunraku o teatro de marionetas en que la historia era explicada por un recitador, y en la figura del narrador en el teatro kabuki, que iba recitando la trama. Pero los benshi fueron más allá incorporando a menudo pasando de ser meros lectores de rótulos a narrar la historia y, muchas veces, describir lo que ocurría en pantalla a un público bastante aislado de las costumbres y cultura occidental.

A medida que la industria cinematográfica y la forma de arte se desarrollaron en Japón, la presencia de un benshi pasó a formar parte de la película, siendo tradicional que el benshi presentara la película, incluso dando una breve conferencia sobre la historia desde el escenario. Esto significaba que los cineastas podían asumir que un narrador en vivo, acostumbrado a la improvisación, estaría presente en la proyección para explicar escenas o incluso explicar escenas perdidas o acciones no filmadas.

Musei Tokugawa
Musei Tokugawa
Su popularidad llegó a tal punto que en 1927 constaban censados 6.818 benshi, incluidas 180 mujeres, y la gente no acudía a ver una película atraída por el nombre de algún actor popular, sino por el benshi que la interpretaba, y de hecho en los carteles publicitarios su nombre a veces aparecía en un tamaño más grande que el del resto de actores.

A pesar de la introducción del sonido en sobre el año 1920, la edad de oro del cine mudo en Japón duró casi una década más (hasta mediados de 1930), en parte por el alto costo que suponía el cine sonoro pero básicamente por la popularidad de sus narradores.

Aunque esta tradición ya está prácticamente desaparecida, aun quedan algunos benshi activos en Jpaón, como Ichiro Kataoka o Midori Sawato. Esta última lleva ejerciendo desde 1973 cosechando grandes éxitos a través de sus actividades y actuaciones, tanto en Japón como en el extranjero, contando con un repertorio de más de 500 películas.

Para los que estén interesados en la wikipedia hay un artículo bastante extenso y lleno de referencias y enlaces.

Larga y Prospera Vida
Imágenes: Hamilton, Le Monde, Wikipedia

Publicar un comentario

Recuerda que debes haber aceptado la política de privacidad de Google para comentar.
Para tu información, puedes consultar nuestra política de privacidad y aviso legal donde encontrarás toda la información al respecto.

ADS