2014-05-31T13:44:00+02:00

Dragon Ball Z: Battle of Gods se estrena en Cataluña

Desde ayer viernes, los espectadores catalanes, vascos y de las islas Baleares pueden contemplar la última producción de esta famosa franquicia.
"Dragon Ball Z, la batalla de los dioses", ya presentada por Selecta Visión en la última Japan Weekend celebrada, y con el apoyo de la televisión autonómica catalana TV3, primera cadena en emitir el anime, los días 30 y 31 de mayo y 1 de junio se estrena, en modo evento en los comunidades anteriormente nombradas, extendiéndose al resto del país durante próximas fechas aun sin confirmar (aunque la rumorología apunta que será a partir del 20 de junio).
Sin duda alguna se trata de gratas noticias para los fans de esta saga, ya que se trata de la primera película en la que colabora el propio Akira Toriyama, tras 17 años de ausencia.
Freeza, Cell, Majin Boo… Siempre existió alguien por encima de ellos… Varios años después de la batalla contra Majin Boo, una nueva crisis amenaza la Tierra. El dios de la destrucción, Bills, que mantiene el equilibrio en todo el universo, ha despertado de su larga siesta. Al oír los rumores de que un saiyan ha derrotado a Freeza, Bills acude a su encuentro. Emocionado por encontrar a un enemigo tan fuerte después de tanto tiempo, Goku desafía al dios de la destrucción, pero se ve impotente ante su abrumador poder. Entonces, Bliss se despide con estas inquietantes palabras: “Espero que en la Tierra haya alguien que merezca la pena destruir”. ¿Serán capaces Goku, Vegeta, Gohan y los otros guerreros de la Tierra de detener este poder destructivo sin precedentes?
Larga y Prospera Vida
Fuente e imágenes: Selecta Visión
2014-05-23T21:51:00+02:00

32 Salón Internacional del Cómic de Barcelona: Impresiones

El fin de semana pasado fue 32 Salón Internacional del Cómic de Barcelona, y yo aproveché para pasarme por ahí el sábado y el domingo; he aquí mis impresiones.


Lo cierto es que no me gusta el cómic. No me gusta. Nada. O mejor dicho, no me gusta el cómic americano, porque los tebeos de comedia clásicos de España y el dibujo Europeo en general me parecen muy pulidos y curiosos. Pero el estilo de los cómics americanos es algo con lo que no puedo, muy especialmente en el caso de los superhéroes. Ya veis hacia dónde va esto, ¿verdad?

Para ser sinceros, no es culpa del propio salón que acabara desilusionado. Había varias exposiciones (una de Batman, por ejemplo) con viñetas originales, había mucho merchandising, y las grandes distribuidoras y algunas tiendas pequeñas estaban ahí dispuestas a venderte de todo. Pero era monotemático, y ese es un problema que creo que ha desembocado en la segunda cosa que más me llamó la atención: estaba vacío.


Pienso en el Salón del Manga de Barcelona, organizado también por Ficomic, y me imagino a hordas de gente con ganas de entrar; salas pobladas de cosplayers, multitud de merchandising que va desde manga hasta música y películas coreanas... Y sin embargo, a diferencia de otros eventos, el principal propósito de la feria (el manga, por supuesto) no queda eclipsado en ningún momento. Sin embargo, pienso en este último Salón del Cómic y me imagino gente caminando sin rumbo y cómics. Y más cómics. Y algunos stands que venden exactamente lo mismo que en el Salón del Manga. Le faltaba esa chispa que tiene el otro Salón, eso que atrae a gente de todo tipo. No había apenas cosplayers (y estuve dos días), las conferencias eran monótonas y las veces que pasé por delante de una apenas había gente escuchando seriamente. El espacio estaba muy mal aprovechado; o eso, o se intentaba disimular una falta de participantes. Apenas oí nada sobre el salón en noticiarios, blogs y demás.


En resumen; el salón era como comer una de esas sandías que apenas tienen sabor. Es como beber agua, y para eso se abre el grifo, que es gratis. Pero como ya he dicho antes, esto no es culpa del salón en sí; las exposiciones estaban muy bien, y probablemente más de un apasionado del cómic tragó saliva al ver todo el material que había por ver. Yo creo que este Salón tuvo dos grandes problemas que hicieron que pudiera considerarse un fracaso: el precio, y el Expomanga de Madrid.

Lo primero es algo que me parece obvio; ¿Quién demonios va a pagar 7€ de entrada para ver algo que no le interesa demasiado? Pues nadie. Y como ya he dicho, el Salón del Cómic no abarca tanto como el del manga, así que la única forma de llamar gente es reducir el precio o hacer que valga la pena gastar el dinero. Descuentos en transporte público para facilitar la ida, packs anticrisis como los del Japan Weekend... el caso es amenizar el gasto de dinero que supone ir a un salón de estos hoy en día.


El segundo problema, y el más grave, es que el Expomanga de Madrid y el Salón del Cómic coincidieron en cuanto a fechas. El Expomanga es un evento dedicado al manga (valga la redundancia) bastante importante, así que adivinad qué hizo la mayoría de gente que va a eventos grandes de este tipo al saber que tenía que decidir entre cómic o manga (especialmente cosplayers). En efecto, hicieron las maletas, dejando Barcelona vacía, lo que a su vez perjudica el ambiente del Salón, lo que a su vez perjudica la opinión de sus asistentes.

Y así, el 32 Salón del Cómic de Barcelona  ha perdido bastante respecto a otras ediciones. Ya he dicho que se notó especialmente por la falta de cosplays y el ambiente que suele haber por estos lares. Pero no todo fue malo, en absoluto. No me canso de repetir que, para un fan del cómic americano, había mucho por ver. ¿Y qué otras razones hay para asistir?, os preguntaréis. Bueno, pues...

ARMAS Y TANQUES Y GUERRA
Todo el mundo ama las armas. Los héroes de la humanidad, como Rambo; todos y cada uno de ellos las usan para hacer justicia. Bueno, quizás me haya pasado un poco, pero he de admitir que la exposición dedicada al cómic de guerra que había en el pabellón secundario estaba bien montada y era muy atractiva.


No sólo había los típicos paneles informativos y algunas replicas. Esta vez había enormes tanques y vehículos a tamaño real, y bastantes personas disfrazadas a las cuales no les importaba hacerse un par de fotos con el personal. Casi parecía que estuvieran haciendo rol en vivo o algo así. Fue quizás uno de los puntos que más me gustó, y creo que podría haberse explotado muchísimo más; si hubieran cargado aquel pabellón de elementos interesantes (como veréis en las fotos, estaba todo bastante vacío), podrían haber creado un verdadero parque temático que hubiera atraído a más de un curioso.


EN CONCLUSIÓN:
El 32 Salón del Cómic de Barcelona me ha dejado un sabor agridulce. Tenía muy buenas exposiciones, pero le ha faltado gente y ambiente, y eso es algo serio, especialmente si el cómic americano no llama demasiado la atención. Si se quiere mejorar la asistencia el año que viene, los organizadores deberían buscar formas de atraer a más visitantes y tiendas, y una muy buena forma de hacerlo sería bajar el precio de la entrada o, al menos, regalar algo con ésta.  
2014-05-22T01:00:00+02:00

Los anuncios llegan a la luna...

Otsuka Pharmaceutical Co., la compañía que elabora Pocari Sweat, uno de los refrescos veraniegos más populares en Japón, ha diseñado un ambicioso proyecto para colocar una lata de su refresco en la superficie lunar durante el próximo año 2015.

Sin duda alguna estamos ante un reto que supera con creces al logrado por uno de sus competidores, Red Bull con el famoso salto estratosférico realizado por Felix Baumgartner; no tan solo por la distancia, si no también porqué la "Lunar Dream Capsule", nombre con el que se conocerá a esta famosa lata tan solo tiene el aspecto exterior de un Pocari Sweat común y un alarde de tecnología en su interior para garantizar el éxito de la misión, así como un diseño específico para soportar las extremas condiciones existentes en el espacio exterior. Fabricada con titanio, en su interior descubriremos un concentrado en polvo de la bebida y unos discos con mensajes grabados para ser leídos cuando la lata se abra 30 años después de haber tocado suelo lunar.

El transporte del módulo será realizado por un cohete Falcon 9, originalmente concebido para el transporte de satélites, desarrollado por Space X y contratado por Otsuka para tales menesteres, logrando colocar (en caso de conseguirlo) el primer cartel publicitario sobre nuestro satélite natural.

En una ironía del destino, este proyecto representa un gran paso para la humanidad, en que por primera vez empresas privadas conseguirán llegar a la luna sin ayuda de ningún gobierno (aunque está en juego un suculento premio de 20 millones de dolares ofrecidos por Google y su Lunar Xprize), pero a la vez un paso atrás, ya que probablemente será el disparo de salida a un época de privatización lunar en la que esperamos este bello satélite no acabe convertido en un vertedero terrestre.

Mientras llega octubre del 2015, fecha prevista del lanzamiento, en este enlace está accesible toda la información sobre la misión.
Larga y Prospera Vida
Fuente e imágenes: IFLSCIENCE!
2014-05-21T17:25:00+02:00

¿Las cajas importan?

El otro día pedí un par de novelas visuales (un tipo de videojuegos; tened en mente el Profesor Layton o la saga Ace Attorney y no iréis mal encaminados) y ya llegaron. La verdad es que me hicieron plantearme algo a lo que nunca le había prestado atención, y que creo que se ha ido perdiendo con el tiempo: la presentación del producto.

Hace mucho tiempo, cuando los videojuegos daban sus primeros pasos, las cajas no eran más que una forma de venderte aquel montón de píxeles, así que fiarse de ellas era más bien un error. Mirad la caja de E.T. the extraterrestrial, la oveja negra del gaming; una imagen del extraterrestre sacada directamente del filme y poco más. Por aquellos tiempos, sin embargo, la cosa funcionaba de forma diferente, y los juegos no podían tener tanta profundidad como hoy en día (ni de lejos). Si al comprar E.T. hubierais visto esos pedazo de gráficos, probablemente os lo hubierais pensado dos veces.

Luego llegó la era en la que nací, los 90, y los videojuegos se volvieron algo bastante más común. Y se seguía haciendo lo mismo en muchos casos; especialmente en lo que a las portátiles o los juegos de PC se refiere, que prometían en la caja más cosas que el gobierno. Pero también diré que en muchos casos era diferente. Pongamos como ejemplo un juego que recuerdo con mucho cariño: el Smash Bros original.


La caja era enorme y colorida. Tenía un bonito dibujo que, a pesar de no mostrar los gráficos ingame, la hacía atractiva y daba una idea general de lo que se vería en el juego. Dentro de la caja venía el juego y el manual. Nada especial, pero el simple hecho de tener esa monstruosidad de embalaje te hacía sentirte importante; era un juego caro, y aunque parezca absurdo, esa nimiedad hacía que pagar las muchas pesetas que costaba el producto no supiera tan mal.

Hoy en día, sin embargo, la cosa ha cambiado. Pongamos como ejemplo la edición Black Armour del Dark Souls, que es el juego más reciente que he adquirido sin contar mis queridas novelas.


El embalaje tenía un diseño especial; hasta ahí bien. Ahora veamos el interior:


El juego, OST, y manual de instrucciones. Quizás no debería haber cogido este juego como ejemplo, porque hoy en día ver manuales es raro. Lo cierto es que Dark Souls es un juego japonés, y es posible que eso tenga algo que ver, porque Jojo's Bizarre Adventure: All Star Battle también traía manual.


DLC gratis con armas de baja calidad que nunca usé, pero bueno, nada mal. No es un pay-to-win, y hay veces que estas ediciones medio-especiales traen caja metálica y da gracias. Y ahí lo tenemos. Una edición que costó más que el original. Ahora echemos un vistazo a una de las novelas que compré, Little Busters! EX.

Es más grande de lo que aparenta
La caja es ENORME. Me sorprendió mucho, porque por unos segundos volví a la época dorada de Nintendo 64 con aquellos pedazos de cartón pintado que parecían gigantes, y lo agradecí. Pero al abrirla me encontré con...

El jueguecito ha llegado hasta España con la tontería.
Una tarjeta de cada heroína para el juego de cartas coleccionables Weiss Schwarz.


Dos CDs extras con arreglos de la OST y un programa de radio promocional que hicieron.

Y, obviamente, el manual y el juego en sí, en 2 DVDs.

No hay que cavilar mucho para darse cuenta de que la presentación de Little Busters! (una edición normal) es comparable a las ediciones medio-especiales (la edición Black Armour de Dark Souls, sin ir más lejos). Digo esto, porque al comprar un juego normal hoy en día se está en realidad comprando una parte; estas ediciones raras al menos proporcionan DLCs, pero las versiones estándar no te dan ni las gracias. Llegará un punto en el que esa típica pantalla de “congratulations” al terminar la campaña será de pago. Y lo peor de todo es que nos reducen el producto, pero los precios suben, y nosotros no nos damos cuenta, o lo que es peor; no podemos hacer nada. Hoy he probado Titanfall y es una pasada, pero cuesta 60€ sin contar DLCs ni nada, y si quiero comprarlo de forma limpia tengo que pagarlos sí o sí.

¿La solución? Bueno, aunque los precios han subido también han aparecido las rebajas y las ventas “poco legales” que se aprovechan del cambio de divisas para proporcionar códigos de activación baratos. Lo mejor de esto es que hoy en día, comprar una versión física es tan poco satisfactorio que a nadie le importará no tener la caja y derivados. ¡Genial!
2014-05-09T18:07:00+02:00

Soul Calibur: Lost Swords da asco

Aaah, Soul Calibur. Una saga que vio su época dorada con la salida de su tercera entrega, durante Noviembre de 2005. Hace un par de años salió el quinto juego, que a pesar de tener una jugabilidad relativamente peor y menos personajes, incluía al menos un editor que brillaba con luz propia.

¿Y qué están haciendo los chicos de Project soul ahora? Esto.

Menús.

Soul Calibur ha decaído, eso está claro. Pero esto ya es el colmo. Soul Calibur: Lost Swords es como un grito de agonía por parte de una saga que no merecía semejante tortura. Pero bueno, analicemos esta...cosa, a ver si podemos sacar algo bueno de ella.

Gráficos:
Los gráficos de Soul Calibur: Lost Swords ya son el primer gran problema que presenta el juego de marras. Y es que nos encontramos delante de una copia descarada de Soul Calibur V. No es que se haya usado el mismo motor gráfico, no. Es algo que, si hubiera sido hecho por otra empresa, sería denunciable; mismos modelos de personajes, mismos retratos, mismos escenarios, misma música... El mayor cambio que he visto entre Soul Calibur V y Lost Swords es que para empezar un combate en el V no estaba dos minutos navegando por menús y viendo tiempos de carga. Ah, y que han cambiado el color de las cosas para mostrar sus debilidades (ahora hay un sistema de elementos que funciona como un piedra-papel-tijeras). Cuidado. Ah, y no nos olvidemos de los menús; aunque muchos menús son ridículamente parecidos a los de Soul Calibur V, lo cierto es que en Lost Swords podemos deleitarnos con multitud de opciones diferentes, todas muy brillantitas y preciosas. Y más te vale que te gusten, porque es lo que más vas a ver. Y a todo esto...

Gameplay:
Penoso. Puedo tolerar que apenas se hayan hecho cambios respecto a gráficos y tal por la premisa del Free to play (ahorrar gastos y tal). Pero venga, va.

El primer problema que nos encontraremos al iniciar el juego, y es visible desde el dichoso tutorial, es que TODO son menús. Podemos elegir un personaje, empezar misiones, o comprar, pero todo está oculto tras una enorme barrera de opciones. Y en realidad no son tantas, pero lo cierto es que cada vez que elijas una opción el juego tiene que cargar. Porque claro, está todo el rato conectado a los servidores. Así que lo que tienes que hacer para elegir una misión es...

Pasar de la pantalla del título>Elegir el modo de juego>Elegir la misión que se quiera>Elegir a un compañero> Aceptar que todo lo que se ha elegido es lo que se quería.

Todo este proceso es tedioso y cada cierto tiempo hay unos segundos de carga. Ah, y cuando digo “modo de juego”, me refiero a elegir entre hacer una misión, cambiar o personalizar los personajes (predefinidos, no hay creador), o comprar cosas en la tienda ingame. Y ese es otro problema.

También hay un sistema de crafting que da sueño.
La tienda nos vende cofres y equipo; eso es de esperar, puesto que Lost Swords es un Free to play y el amor incondicional de los fans no se puede comer. Pero también nos ofrece la posibilidad de recuperar AP. Los AP (Action points, supongo), son unos puntos que gastamos a la hora de hacer misiones. ¿Qué significa esto? Que entre las misiones de evento, que cuestan 8 AP cada una, y el hecho de que los APs disponibles sean más bien escasos, podrás hacer una friolera de cuatro misiones o así antes de quedarte sin. ¡Pero eh, sin problemas, que se regeneran! Cada minuto recuperas un AP. O puedes comprar items para recuperar los dichosos puntos instantáneamente. Con dinero de verdad, obviamente. ¿Vais viendo por dónde va la cosa?

Pero si todavía creías que podrías disfrutar de alucinantes combates como antaño, te equivocas. El gameplay DA PENA en todos los sentidos, y eso incluye también el combate. Soul Calibur: Lost Swords fue diseñado para atraer gente; ¡los fans de toda la vida o los fans de los juegos de lucha a Lost Swords le importan un rábano! Y nos lo demuestra mediante la eliminación de un 90% de combos.

Yo elegí a Mitsurugi como personaje, y cuando me puse a jugar, descubrí que ninguno de los combos antiguos funcionaba. Pero también descubrí que los tipos de Project soul se habían acordado de mi madre añadiendo dos combinaciones increíblemente fuertes (las únicas dos que valen la pena en realidad).

Cuadrado>cuadrado>cuadrado>cuadrado>cuadrado.

¿Estáis flipando,eh? ¡SÍ! ¡GENIAL! Tras años de Soul Calibur, estamos delante del combo definitivo. Pero eh, que todavía queda el segundo...

Triángulo>triángulo>triángulo>triángulo.

La verdad es que no sé si me he equivocado con el número de botones, pero no pienso ir para volver a probarlo. Lost Swords prácticamente roba los gráficos y elementos personalizables de Soul Calibur V, pero visto como han destrozado el gameplay, casi me alegro; no quiero pensar qué horrores habrían salido de haber vuelto a diseñar cada personaje. Después de llorar un rato y sufrir varias misiones, apagué la PS3 y me fui a reflexionar sobre el sentido de la vida; acabé llorando al recordar como había degenerado la saga.

Sonido:
No sé ni por qué me molesto en hacer este título. Todos los sonidos son del Soul Calibur V. Todos y cada uno de ellos. Y si yo copio un trabajo me suspenden, así que...

En conclusión:
Se acabó, señores. La saga Soul Calibur ha muerto. Los chicos de Project Soul no sólo han tenido la cara suficiente como para hacer semejante basura de juego, sino que encima han sacado otro para IOS. Pero lo peor de todo es que si Lost Swords fuera para Smartphones, todavía funcionaría; si al menos estuviera para móviles, siempre se podría usar para echar un par de partidas mientras se espera al bus o algo, pero es que ni para eso.

Los personajes empiezan desnudos para que al menos puedas contemplar el pecho de Sophitia antes de desinstalar el juego.
¿Hay novedades? Bueno, tenemos un sistema de debilidades y un ataque especial nuevo, junto a un sistema de compañeros. Pero no salvan a un juego tan poco satisfactorio ni sirven para sustituir al intrincado sistema de combinaciones que se ha destrozado.

Y podría seguir quejándome todo el día porque cada vez que lo pienso veo otro elemento que me saca de quicio, pero creo que lo dejaré aquí. Simplemente no vale la pena. Si tras leer esto todavía te ronda por la cabeza la idea de bajarte Soul Calibur: Lost Swords, compra el Soul Calibur 2 HD y disfruta de un juego de lucha como dios manda. O al menos compra el V, que aún siendo bastante inferior se deja jugar y tiene un genial editor de personajes.
2014-05-02T19:38:00+02:00

Reproducción por mitosis y otras historias...

Shintaro Kago, l'enfant terrible del manga tal y como lo definió Marc Bernabé y uno de los genios del género ero-guro nos ha dejado sobre la mesa Reproducción por mitosis y otras historias, una obra que no dejará indiferente a ningún lector y que con toda seguridad harán las delicias de cualquier aficionado al manga.
Erotismo, violencia, gore y escatología, junto con un humor de lo más negro llenan las páginas de este manga, del que probablemente sea el autor actual más políticamente incorrecto de Japón, que llevarán al lector a devorar la obra con una mezcla de pasión - enfermiza y atractiva - y repulsión. Sin embargo a poco que nos sumerjamos en las paginas del manga descubriremos, bajo el evidente manto del erotismo, una autentica obra de arte, un Shintaro con un fino y sutil toque de humor, capaz de reírse de todas las cosas, incluso de las mas sagradas, en un sano ejercicio de auto-crítica.

El manga que nos ocupa, distribuido en 14 relatos cortos, podríamos considerarlo divido en dos partes: la primera y digamos más estándar abarca relatos convencionales - algunos de ellos forman parte de la saga Ante la estación...-, mientras que la segunda parte abarca toda una serie de experimentos literarios y gráficos donde se puede observar con claridad la total genialidad de Shintaro Kago. A destacar, entre otros, de esta segunda parte el título Precauciones innecesarias, un auténtico reto para los traductores y donde han demostrado su valía con creces.
No por destacar el relato anteriormente comentado podemos obviar otros de igual o superior categoría. En Creación ante la estación, Shintaro consigue hacernos reír con una sátira basada en conceptos religiosos, mientras que en Blow Up nos mostrará, dividiendo una página en viñetas hasta el infinito, que posiblemente tan solo seamos una pequeña pieza de un engranaje superior.

Pero  en el universo Kago no es oro todo lo que reluce, al menos para sus seguidores. Tras el cierre (o reconversión como se ha preferido denominar) de EDT, la editorial que llevaba a este autor, quizás nos encontremos ante un manga de coleccionista, de difícil adquisición en un futuro. No hay duda que EDT deja un hueco en nuestra estantería y que el mercado del manga en nuestro país quedará definitivamente huérfano de un mangaka supremo.

¿Queréis conocer otras obras de Shintaro Kago? En este enlace tenéis todas las publicadas en NekoFan.

Larga y Prospera Vida

Sobre NekoFan

Dos cuartas partes de "Anime",una de Japón y otra de videojuegos,mezclado con programación y Dojo hacen la receta (im)perfecta de este blog.




Enlaces

Visitas